EL SACO

Lo tienes en tu espalda. Todos lo tenemos. Es ese saco molesto, cargado, lleno de problemas que nunca parece llenarse. Ese saco que tanto pesa pero que siempre cargamos. Yo, hace tiempo que decidí no cansarme demasiado. Cada cierto tiempo me paro, suelto el saco y sigo caminando. Pronto percibo un nuevo saco en mi espalda, pero no me quejo,no me preocupa, se llena solo, y cuando me canso lo suelto, y asi voy caminando, a veces silbando, a veces triste, a veces mojado , a veces con frio, a veces de día , a veces de noche, pero siempre caminando, cambiando de saco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: